Saltar al contenido

Caligrafía, el arte de escribir con pluma

Pensar en el concepto caligrafía es como hacer un viaje retrospectivo hacia nuestra infancia, la primera cosa que nos suele venir a la mente son los cuadernillos Rubio, que hemos usado muchos para practicar nuestra caligrafía, e incluso para mejorar nuestra escritura a mano. Para algunos serán recuerdos nostálgicos y alegres; pero existe para quien esto era semejante a un castigo o deberes de verano como una cruz personal. Ya más creciditos y bajo un mundo tecnológico, la caligrafía a mano es una elección, un arte; en resumen, una nueva pasión. El arte de escribir bonito a mano.

Caligrafía, escribir visualmente bonito a mano con estilográfica

No sé a ti, pero si me encuentro un texto, un cartel, un anuncio escrito con una letra bonita y curiosa, me llama más la atención y suelo pararme a leerlo. Inconscientemente pienso que si esta cuidado el envoltorio de esas palabras, el contenido ha de merecer la pena, y cierto es, que así suele ser. A menudo se confunde a la caligrafía con las letras artísticas, aunque es más un juntos pero no revueltos, se trata de una visión muy simplificada del alcance real de la caligrafía. Su etimología (graphein- kallos; escribir bello) apuntala este concepto sesgado, puesto que la caligrafía, entendida como el arte de escribir a mano, implica hacerlo con formas cuidadas. Bajo los efectos de esta definición: ¿Te viene a la mente los textos antiguos sobre pergamino? Estos son una muestra visual de lo que los apasionados de la caligrafía trabajamos. Esa modalidad de escritura amanuense requería de una dedicación casi artística al hecho de dar forma a cada una de las letras, palabras y oraciones. Cuando escribimos a mano expresamos nuestro pensamiento, y también nuestra propia personalidad, prestarle la atención que merece es un placer. Escribir a mano e incluso bonito, dependerá de muchos factores, pero los que más influyen son el estado de ánimo y por supuesto la motivación. La caligrafía no es sino la expresión de nuestro interior a través de la mano, por lo que siempre y a todas horas no siempre es el momento adecuado.

La escritura en la humanidad

El hombre ha considerado desde su origen la escritura como un arte comunicativo: desde los bisontes de Altamira a los jeroglíficos egipcios, los caracteres asiáticos o precolombinos, hasta llegar a la escritura occidental moderna. En ninguna etapa de la historia reciente del hombre, este ha abandonado la escritura, por ello tenemos constancia de esta, si bien su condición y expresión sí ha evolucionado. Veámoslo.
  1. La columna de Trajano recoge el relato romano de la victoria del emperador hispano en Dacia. Lo novedoso respecto a la escritura a mano, y su resonancia en la caligrafía occidental posterior, reside en la forma de ejecutar las letras y la técnica empleada (la sección V). Marcaría el camino que comenzó a escribir nuestra caligrafía.
  2. La caída del Imperio Romano y la cristianización de occidente ejecutaron el fin del papiro. El nuevo soporte sería el códex, fabricado en papel.
  3. La tarea de recoger y salvaguardar el conocimiento durante toda la Alta Edad Media recayó en los monasterios. Allí, los Scriptores amanuensis, practicaban una caligrafía que aún hoy nos asombra por la calidad de sus detalles y la variedad cromática.
  4. La aparición de la imprenta y la fundación de las primeras universidades abrió el conocimiento y la necesidad de él a la sociedad civil. Pero ello no supuso el impulso de la caligrafía sino un progresivo abandono de ella en pro de la rapidez y la masificación del conocimiento.
  5. La industrialización ahondó en lo mecánico, relegando a la caligrafía manual a un arte exclusivo para editores, artistas y humanistas.
  6. En reacción a esta evolución tecnófila, surgió en Centroeuropa un movimiento que buscaba recuperar la escritura manual como una forma de expresión de sus ideas frente a la máquina deshumanizada. El movimiento Arts and Crafts derivó en los años posteriores en la creación de la primera escuela de diseño, la Bauhaus.
Existen tipos de caligrafías de las que deriva nuestra caligrafía actual, una evolución de estilo, con ciertos rasgos latentes:

[pt_view id=”059c2da20v”]

Caligrafía bonita con pluma base, los factores determinantes

Para practicar adecuadamente la caligrafía no es suficiente con situarnos delante de una hoja en blanco y llenarla de letras bonitas. Este arte amanuense requiere de la unificación en tu persona de tres elementos: un buen instrumento de escritura, un ritmo adecuado y una posición correcta. Y por encima de todas ellas, la diosa de todas ellas: la práctica.

No es lo mismo escribir con un bolígrafo básico que utilizar una pluma estilográfica

Con qué vamos a escribir determina de forma directa el resultado. El tipo de punta, la tinta que cada herramienta de escritura emplea, incluso el gramaje del papel, influyen en la legibilidad y expresión caligráfica de nuestra letra. Piénsalo. En tu etapa de estudiante, los bolígrafos de calidad media parecían emborronar el papel mientras que los pilots dejaban una escritura más fina y fluida. ¿No has escrito nunca con una pluma base? Es un ejercicio que todos debemos cumplir al menos una vez en la vida. Cómo se desliza suave la pluma sobre el papel deja, en quien lo prueba, la sensación de que ningún otro material de escritorio va a igualarlo. ¿No me crees? Te reto a probarlo y exponer tus sensaciones al mundo, hasta tu vas a quedar sorprendido tanto con la experiencia como con el resultado.

El arte de la caligrafía en detalle

Escribir con letra bonita y rapidez son conceptos casi contrapuestos. Los más aventajados y experimentados caligrafistas pueden escribir a una gran velocidad sin perder en ningún momento expresividad y belleza en sus textos. Para todos los demás, y especialmente para los aquellos que quieren aprender caligrafía por primera vez, la escritura exige y pide tiempo. Cada letra se ejecuta siguiendo un ritmo y un orden. Interiorizarlo y expresarlo adecuadamente, es una tarea psicomotriz, se piensa a la vez que se realiza, aunque con práctica, práctica y práctica, acaba siendo una tarea motriz, simplemente sucede.

La hoja torcida

En mis años de estudiante coincidí con un buen compañero, aplicado y alegre. Casi hiperactivo. Era un buen chico. Tenía una costumbre cada vez que teníamos que escribir algo (un examen, sus notas,): torcía la hoja sobre la que iba a escribir. En alguna ocasión le preguntamos por qué torcía el papel para escribir, parecía aquello el papel del exorcista, sin exageración. Se justificaba aduciendo que solo así conseguía escribir recto. En realidad, nunca llegamos a ver una línea de su puño y letra que estuviera totalmente recta y legible. Eso sí, además de la postura que tomas para escribir, cómo agarras el instrumento de escritura marcan la legibilidad de tu letra y la belleza de tu caligrafía.
Esta posición puede resultarte familiar. Al no controlar y dirigir completamente la punta del lápiz, en este caso, la mano tiende a apretar más el elemento y a imprimir con mayor fuerza sobre el papel. El típico caso de escritura simultánea en varias hojas cuya copia puedes revelar con un poco de lápiz por encima.

¿Escribir con estilográfica tiene unas reglas concretas?

¿Son estancas estas reglas de caligrafía? Al contrario. Los amantes de esta forma de escritura artística buscamos romper con los establecido para perfilar una escritura más libre, acorde a lo que cada uno entiende cómo su propia escritura personal.

¿Por qué aprender caligrafía con pluma es una buena inversión de tiempo?

En los primeros años de la escuela tendrías ciertas clases de caligrafía, al aprender a escribir definirán tu escritura normal de siempre, pero bastante lejos está de la caligrafía consciente, por ello, para todos aquellos cuyos conocimientos de caligrafía se limitan a lo que pudieron practicar con los cuadernillos de verano, nunca es tarde para iniciarse en el arte de la caligrafía y escribir por el mero placer de hacerlo.

¿De qué me va a servir aprender a escribir con una pluma estilográfica?

Hacerse esta pregunta ya de entrada sería un error inicial de concepto, ya que, no es únicamente el mero hecho de aficionarte a tareas no tecnológicas y por extensión no dependientes de ningún dispositivo, que también, sino dar rienda suelta a nuestra sensibilidad, expresividad y por supuesto dejar salir nuestro yo más artístico y creativo. Y además de todo esto:

Mejorarás tu escritura diaria

Cuántas veces has dejado una nota a alguien y por tener una letra ilegible te ha causado problemas. Una escritura fea, embarullada, caótica y sin un orden de presentación te lastra en todas las facetas de tu vida.

Favorece la concentración

En efecto, dado que cada letra demanda una serie de pasos más o menos mecánicos, indirectamente obliga a la mano ejecutora a concentrarse en la tarea. Trabajar la caligrafía tiene la misma capacidad que el deporte para focalizar nuestra mente hacia objetivos claros y accesibles.

Es un potente antiestrés

Practicar la caligrafía, crea desconexión con el mundo; al exigir concentración, consigue que tu mente deje fuera de acción el resto de preocupaciones y temas pendientes del día a día.

Iniciarás una hermosa afición

Somos pocos aún pero cada día se suman nuevos amantes de las letras y su expresión artística en forma de caligrafía. Tanto si te atrae la caligrafía inglesa como si sigues los pasos de oriente, descubrirás tu propia capacidad para decir lo que sientes y cómo te sientes de una forma sublime y elegante. Y notarás que la creatividad fluye. Por si no fueran suficientes razones, puede que incluso encuentres una nueva vocación. Probar lo único que necesita es interés ¿Porqué no? Desde aquí te animamos a ello. Con un buen papel y una pluma estilográfica podrás hacer verdaderas maravillas.

Tipos de caligrafía a mano

Existen tantos tipos de caligrafía como civilizaciones se han dado y coexisten en el planeta. Desde las caligrafías iconográficas, como la escritura egipcia, al estilo indostánico o al eslavo. Aquí os detallo los tipos de escritura caligráfica más relacionados con nuestra caligrafía actual.

La caligrafía inglesa o Copperplate

Seguro que la has visto en invitaciones de boda y grandes carteles. La English Roundhand es hermosa, tiene estilo y genera una sensación de elegancia ancestral. La caligrafía Copperplate no es caligrafía americana. Y es que aún se suelen confundir las tipografías y letras de la caligrafía americana con las inglesas. No pongo en duda su influencia histórica, pero las primeras resultan más gráciles y finas, con un aire estético moderno en comparación. Muy a la americana, ¿verdad?

Caligrafía gótica y sus variantes

Este tipo de letra noreuropea vivió su apogeo en la Edad Media. Su desarrollo más probable sea la fusión de la caligrafía itálica del sur de Europa con reminiscencias de la escritura rúnica, la cual conocemos o nos sonará mayormente por haber sido popularizada por El Señor de los Anillos. Sus letras se han extendido como el tipo de letra oficial de todos los escritos medievales en el cine, si bien solo fue dominante en una región concreta. Sí que es cierto que fue rescatada por los románticos de finales del siglo XIX, a quienes les debemos grandes errores históricos técnicos, lo que puede pasar por ser variantes o tipologías.

La caligrafía itálica

La escritura itálica surgió como respuesta al dominio de las góticas, coincidente con el dominio del Imperio, que en la Historia nada es casual ni azaroso, en el Renacimiento, y lo hizo como una simplificación sublime del recargo gótico; una fórmula práctica de agilizar la escritura. Tan rápida que incluso conformó la escritura corrida cursiva.